Cuando nos miramos en un espejo podemos tender a:⁠

  1. Comparar nuestro cuerpo con el de los/as demás⁠
  2. Centrar nuestra atención en los que consideramos nuestros defectos⁠
  3. Mirarnos de forma analítica, buscandoimperfecciones que ocultar, perfeccionar o reprocharnos⁠

¿Te ha pasado alguna vez?⁠

Por desgracia es algo muy habitual, y a la vez dañino y desgastante.⁠

¡Qué presión la de tener que tener una forma o características concretas! ⁠

Especialmente cuando no las tienes, que es lo más común, y teniendo en cuenta que muchas de esas características no son modificables, o no lo son a corto plazo y de una forma saludable.⁠

Hoy os proponemos buscar alternativas a través de:⁠

  • La ecuanimidad, esa habilidad por la cual nos centramos en lo objetivo, sin emitir juicios ni meras opiniones⁠
  • La no-evitación, dado que el rechazo a algunas partes de nuestros cuerpos nos invita a mirar hacia otro lado⁠
  • La relativización, nada es perfecto ni imperfecto, y todo lo es⁠

Todos los cuerpos son valiosos tal y como son

Ejercicio para aprender a mirarte con buenos ojos

Mireia Valera
Dirección
Psicología General Sanitaria
Esp. Psicopatología Clínica y Terapia Contextual
Num. Col. 22209